Trabajadores contratados “a honorarios” por el Estado y Empresas privadas tienen los mismos derechos del contrato de trabajo

Uno de los casos frecuentes que hemos resuelto, son trabajadores del Estado, (Ministerios o Municipalidades), que llevan años trabajado bajo la figura de un contrato de Honorarios.

El contrato de Honorarios

Estar contratado bajo honorarios está pensado para personas que trabajan de forma independiente, significa que una persona se encuentra obligada a prestar servicios específicos, por un tiempo determinado, a favor de otro, el que a su vez se obliga a pagar una cierta cantidad de dinero por dichos servicios.

 Este contrato no puede tener una duración superior a la necesaria para desarrollar la labor específica para la cual se celebró, por ejemplo, te contratan para realizar la contabilidad de una Municipalidad, este contrato durara el plazo de 3 meses y este trabajo lo puedes realizar en dependencias de la Municipalidad, desde tu oficina o u casa, con el horario que tu desees. Además, puedes trabajar para otras personas en forma paralela.

¿Cuándo estoy trabajando bajo un contrato de trabajo?

Las personas que sean contratadas a honorarios y no se cumplan las circunstancias descritas antes, están trabajando bajo “vinculo de subordinación y dependencia”, esto quiere decir que llevan un largo tiempo trabajando y boleteando  para un mismo empleador, cumplen con un horario laboral, deben cumplir con las ordenes directas de su jefe, no tienen derecho a feriado anual o vacaciones,  y lo mas importante es que no les pagan sus cotizaciones previsionales, entre otras consecuencias.

Otra de las situaciones grave a las que se ven enfrentados los trabajadores a honorarios es en el caso del despido por parte de su empleador, pudiendo ser una Municipalidad o Ministerio o incluso una empresa privada, donde los despiden sin pagar indemnización por años de servicio, feriado anual o vacaciones, feriado proporcional, indemnización de aviso previo.

Solución frente a este actuar arbitrario de las entidades del Estado y Empresa Privada

Ante esta situación la Corte Suprema ha reaccionado fallando a favor de los trabajadores, señalando que, si bien en la forma su contrato es a honorarios (en el papel es un contrato de honorarios), en los hechos o en la realidad son trabajadores bajo contrato indefinido, por lo tanto, tienen los mismos derechos y se debe pagar todas las indemnizaciones y recargos correspondientes.

En caso de un despido

Una consecuencia importante de este criterio de la Corte Suprema es que, a los trabajadores a honorarios, no se les paga cotizaciones previsionales, por lo tanto, es que se aplica la “Ley Bustos” la que quiere decir que se deben pagar todas las cotizaciones previsionales desde la fecha en que inicio el “contrato de honorarios” hasta la fecha de la convalidación del despido, es decir, hasta el día que se dicte sentencia. Además, se debe pagar la remuneración o suelto también hasta la convalidación del despido.

En caso de un Auto despido

Otra forma en que se puede actuar es a través del auto despido, donde la iniciativa de terminar la relación laboral es del trabajador y cumpliendo el procedimiento judicial correspondiente. El fin de este auto despido es obtener el pago de las indemnizaciones correspondientes, en vez de renunciar y perder los años de servicios, entre otros beneficios.

Para saber más del auto despido, ingresa a este link donde te explicamos en que consiste y como te puedes auto despedir https://trabajadortedefendemos.cl/autodespido/

En conclusión, de que a estas personas contratadas “a honorarios”, se les aplica en su integridad la regulación del Código del Trabajo, entre otros, necesariamente implica que:

  1. A estos trabajadores se les debería pagar las cotizaciones previsionales.
  2. En caso de despido, estos trabajadores podrían alegar que este ha sido injustificado.
  3. Si el empleador no es capaz de probar la justificación del despido, deberá pagar al trabajador las indemnizaciones legales (sustitutiva del aviso previo y años de servicio), con sus recargos.
  4. Como a estos trabajadores no se les ha pagado las cotizaciones, se generan además los efectos de la denominada “Ley bustos”, esto es, a contar del despido el empleador continuo con la obligación de pagar las remuneraciones en forma íntegra.
  5. Se adeudarán al trabajador “a honorarios”, el feriado legal y proporcional, etc.

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin